Vestido de dama de honor, ¿qué dice el protocolo?

Vestido de dama de honor, ¿qué dice el protocolo?
Vestido de dama de honor

¿Tu hermana, prima o amiga íntima de toda la vida te han dado la doble noticia? La primera, y más importante en cómputo general, es que se casa. Pero la segunda no desmerece en absoluto. Y es que ha decidido que tú seas una de sus damas de honor. Orgullosa, ¿verdad? Cuando te has enterado seguro que has gritado de alegría. Pero después llegas a casa y te pones a pensar que quizás esto de tener tanto protagonismo es más bien un marrón. Que si cumplir con las funciones predefinidas, que si acatar una serie de normas protocolarias en cuanto al outfit del vestido de dama de honor… Pero no te desanimes. Lo mires por donde lo mires, ser la dama de honor de una persona tan importante para ti es 100% positivo. Y como no queremos que te preocupes por vanidades como qué look escoger, en Tú Misma hemos decidido echarte una mano. A continuación, vas a leer todo lo que tienes que tener en cuenta a la hora de escoger tu vestido de dama de honor. ¡Muy atenta!

Aunque la existencia de las damas de honor proviene de la cultura anglosajona, esta tradición ha calado en España gracias a la influencia hollywoodiense. ¿Quién no ha visto una película americana en la que se celebrara una boda con un grupo de damas de honor vestidas de manera monocromática? Pues bien, en España esta tendencia es cada vez más creciente y tú has sido una de las afortunadas que la vivirá en sus carnes. Aunque tenemos algo que decirte. El peso de la mayoría de las decisiones relacionadas con tu vestido de dama de honor recaerá sobre la novia. Es ella quien determinará – de acuerdo con el resto – qué tejido, corte y color llevaréis tú y las otras damas. Pero ¿qué indica el dress code al respecto?

El vestido de dama de honor, siempre largo

Da igual que la boda sea de día o de noche. Según indica el protocolo, las damas de honor tienen que ir siempre vestidas de largo. Aunque es cierto que con las variaciones de estilos de bodas que se celebran últimamente, la opción de vestidos cortos es cada vez más común. En cualquier caso, debe primar la sencillez y elegancia en los looks de las damas de honor. La novia siempre es la protagonista de la boda así que nada de hacerle sombra ni acaparar las miradas de los asistentes.

Color, tejido y corte

La tradición anglosajona apuesta por que las damas de honor vistan en concordancia con la novia, es decir, de blanco. Pero esto, muy lejos de hacer brillar a la novia, hace que pase desapercibida entre el resto. Así que nada de blanco, color prohibidísimo para asistir a una boda juegues el papel que juegues. A no ser que seas la novia, ¡claro!

En Tú Misma recomendamos optar por colores suaves o pasteles, nada muy excéntrico que sobrecargue la atención. Lo habitual es que todas las damas de honor vistan del mismo color, tejido y corte. Pero sin ir iguales. Es decir, encontraremos variaciones en los escotes que se adapten a la personalidad de las invitadas. Además, cada vez es más popular que las novias modernas den vía libre a sus damas de honor. Y les permitan, de esta forma, escoger el look que quieran, aunque este rompa con el del resto.

¿Complementos sí o no?

Como el estilismo de cualquier dama de honor debe ser sencillo y sobrio, en Tú Misma no somos muy partidarias de incluir demasiados complementos. En cuanto a los zapatos – según dice la tradición – todas las damas de honor deben llevar el mismo modelo y color. Sin embargo, de nuevo encontramos apuestas diferentes que rompen con lo clásico. Por último, nada de joyas extravagantes ni complementos en la cabeza. A no ser que la novia lo pida, las damas de honor no pueden romper su look con ningún accesorio. Siempre deben mantenerse en un segundo plano para dar importancia a la verdadera protagonista del día.

Ahora que ya eres un poco más consciente de todo lo que indica el protocolo para las damas de honor, ¿estás más animada? Como ves, tampoco son tantas las restricciones. Además, la novia se encarga de tomar las decisiones más peliagudas. Puede ser incluso algo muy divertido. ¿Te imaginas a todas tus amigas vestidas casi iguales para celebrar la boda de la novia? Sin duda, es un momento mágico que querrás compartir con todas ellas.